Cabello dorado, ojos azules cristalinos y una sonrisa que para el tráfico, son sólo algunas de las cosas que hacen que Constance Jablonski, modelo y vocera de Estée Lauder, no pase desapercibida. Sus aretes Catbird Ballerina, que casi nunca se quita, ya son su distintivo.

"Constance es cliente habitual de Catbird," nos comenta la compradora y directora general de la marca de joyería con sede en Brooklyn, Leigh Plessner, cuando The Estée Stories cruzó el East River de la ciudad de Nueva York con Jablonski para un día de compras.

La joyería tiene un carácter muy íntimo.

Catbird fue inaugurada en Williamsburg, Brooklyn en 2004, originalmente era una tienda de ropa de este barrio emergente. A medida que Williamsburg se volvió más popular, también lo hizo Catbird, que abrió una boutique de joyería dos años después en la calle de moda, Bedford Avenue. La tienda se enfoca en la línea propia de Catbird de aretes, anillos, collares y pulseras, mientras que también alberga piezas de más de 60 diseñadores.

"La joyería tiene un carácter muy íntimo," Plessner explica la reciente obsesión de la moda por piezas personalizadas que además de que se pueden "apilar", han ayudado a poner Catbird bajo la mira. Plessner le explica a The Estée Stories por qué más es más cuando se trata de usar joyería y cómo un gran accesorio puede hacerte replantear tu maquillaje y manicure.

EL: ¿Por qué crees que últimamente la joyería personalizada ha ganado tanta fuerza en el mundo de la moda?

LP: Hay un montón de razones, una es sin duda la proliferación de iPhones y fotografías de streetstyle. Creo que la gente definitivamente se siente inspirada por esos momentos icónicos de las mujeres con estilo en los desfiles de moda, sosteniendo su teléfono en sus manos, usando muchos anillos. Pero también creo que influye la idea de que la joyería es una inversión y es algo que puedes conservar. Es como una rebelión en contra de la moda rápida. La joyería fina es como un tatuaje, hay piezas que permanecen contigo a través del tiempo y a medida que tu vida cambia, creo que eso es muy atractivo para la gente.

EL: ¿Crees que su ubicación (en Williamsburg) también ha influido en esta tendencia?

LP: Estando en Bedford Avenue, hemos tenido clientes increíbles durante muchos años - modelos, escritores, maquillistas, actores - y eso ha permeado. Pero creo que la gente en general está siendo más audaz y están probando cosas que antes les asustaban - como anillos para el nudillo - y eso es gracias a las redes sociales.

EL: La idea de apilar anillos, aretes y collares uno sobre otro, versus usar sólo uno de cada uno, se le atribuye a Catbird. ¿De dónde surgió esta idea de "más es más"?

LP: Siempre me río de eso, pero es algo sencillo: cuando trabajas todo el tiempo [en torno a la joyería], sólo tienes diez dedos y lo que quieres es poder ponerte más. Es un grado saludable de codicia, algo así como vivir en la ciudad de Nueva York. Tienes que construir de manera vertical para maximizar el espacio, y eso da lugar al juego.

¡Quieres cuidar mejor tu piel para portar tu joyería con orgullo!

EL: ¿Qué nos puedes decir del concepto de apilar aretes, que parece un poco menos obvio?

LP: En los años 90 era adolescente, así que para mi es un punto de referencia real. Apilar aretes se puede ver increíble porque están cerca de tu rostro y es fascinante cuando la gente usa diferentes formas y materiales.

EL: Debido a su proximidad a la cara, ¿crees que los aretes, aros, arracadas, etc. pueden dictar el maquillaje, ya que inevitablemente juegan el uno con el otro?

LP: Muchas veces. Las piezas de joyería son tan hermosas que las quieres complementar con tu cabello y tu maquillaje. Tengo un arete Jennie Kwon que tiene un toque de hada, casi de elfo, y cuando lo uso se me antoja ponerme iluminador en los pómulos y en las sienes para complementarlo.


EL: ¿Qué cosas no harías con tu maquillaje cuando tratas de enfocar la atención en las orejas?

LP: Me encanta usar delineador de ojos, pero siento que si traes muchos accesorios en la oreja, puede ser demasiado usar también un cat eye, porque son muchas líneas contradictorias. En cambio, uso un lipstick mate color rojo con piel limpia y mucha máscara. ¡Quieres cuidar mejor tu piel para portar tu joyería con orgullo!

EL: ¿Crees que hay un método similar al escoger el color de uñas cuando usas varios anillos?

LP: Aunque el nail art puede ser muy divertido, nos gusta la idea de innovar y atreverse con varios anillos pero manteniendo un manicure clásico y limpio. Así que tendemos a usar tonos rosa, nude y también rojo y negro. También soy fan de los tonos iridiscentes que son muy sutiles, pero reflejan la luz al igual que la joyería.

 

Compra La Historia

IR ARRIBA